Opiniones

Operación Antígona: la solidaridad y la esperanza, nuestra razón de ser

Se acaban de cumplir seis meses de la llegada a nuestro país de personas refugiadas procedentes de Afganistán. 

Recuerdo bien esos días intensos y emocionantes en los que España asumió el liderazgo de la respuesta humanitaria internacional, con el objetivo de evacuar al personal propio y a todos aquellos afganos que durante años habían colaborado con la comunidad internacional y a sus familias.

La operación no tenía precedentes, no solo por la envergadura de la misma, sino también por el contexto en el que se desarrolló; en medio de la mayor pandemia mundial de los últimos 100 años. 

Todo el Gobierno se puso a planificar y llevar a cabo la Operación Antígona, con la implicación especial de los ministerios de Defensa; Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; Interior; Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática; Inclusión, Seguridad Social y Migraciones; y el Ministerio de Sanidad, a través de Sanidad Exterior. 

Todo el despliegue realizado posibilitó atender a los 2.168 pasajeros que llegaron en los 17 vuelos que aterrizaron en la Base Aérea Militar de Torrejón de Ardoz. 

Desde Sanidad, trabajamos para garantizar la salud de las personas que venían en esos vuelos y, también, la seguridad de todos los equipos que estaban trabajando en la Instalación Provisional de Tránsito de la Base de Torrejón. 

Desde todos los puntos de vista, la operación fue un éxito, singularmente, en el ámbito humanitario y sanitario. Y fue posible gracias a la estrecha colaboración con otras instituciones, como Cruz Roja Española y las Comunidades Autónomas. La actuación coordinada de todos ellos permitió dar una respuesta sanitaria integral a la emergencia. 

Pero, sobre todo, fue posible gracias a la experiencia acumulada por Sanidad Exterior en sus más de 120 años de historia en el control sanitario en las fronteras españolas. 

La Operación Antígona fue un ejemplo de colaboración, cooperación y trabajo conjunto de instituciones internacionales y nacionales, de Ministerios, y de sus equipos. Una clara muestra de que, cuando trabajamos todos juntos, en una misma dirección y con un objetivo común, conseguimos ofrecer lo mejor de nosotros mismos y amplificar nuestra respuesta. 

Esta semana hemos reconocido a las empleadas y empleados públicos de Sanidad Exterior y del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones que lo han hecho posible. Pero también reconocemos a todas las personas de todos los Ministerios implicados en una de las operaciones internacionales de las que los españoles podemos estar más orgullosos.

Sí, orgullo de país, orgullo de sociedad que acoge, orgullo por hacer de la solidaridad y la esperanza, nuestra razón de ser.