Un tramo de la Avenida del Cabildo de Gran Canaria

Hemos registrado ya una moción que defenderemos en la Comisión del Pleno de Infraestructuras, Territorio y Medio Natural, que se celebrará el 15 mayo, en la que instamos al Grupo de Gobierno a estudiar la posibilidad de que, por los correspondientes servicios del Cabildo de Gran Canaria, se redacte un proyecto de rehabilitación y remozamiento de las aceras de la Avenida del Cabildo de Gran Canaria en la Villa de Teror.

 La Avenida del Cabildo de Gran Canaria, cuya titularidad es de la Corporación insular, es una de las principales vías de desahogo de la Villa, pues hace posible una desviación del tráfico rodado, especialmente del transporte pesado, evitando el deterioro que se daría en las calles empedradas del casco histórico si aquél discurriese por la Calle Nueva, recientemente rehabilitada.

Es también un trayecto fundamental para el tráfico que circula desde las Palmas de Gran Canaria hacia los  municipios  de Valleseco y de la Vega de San Mateo, este último con accesos desde el barrio de Los Llanos. El estado de la calzada es muy bueno, a lo que ha contribuido el haberse establecido últimamente una moderación de la velocidad del tráfico, mediante señalética y cartelería para prevenir posibles accidentes, pues siendo una travesía con un núcleo importante de población cuenta a ambos lados con numerosas viviendas, comercios y accesos a otros barrios.

Al ser una de las arterias más anchas del municipio, la Avenida se ha convertido también en lugar de encuentro y esparcimiento de quienes pasean y utilizan sus aceras para hacer ejercicio físico, facilitando el desarrollo de  hábitos de saludables.

Son continuas las demandas de los residentes sobre la necesidad de mejorar las aceras de la Avenida del Cabildo, tanto en materia de seguridad, pues existen tramos que están al descubierto, como por la incomodidad de otros totalmente deteriorados que dificultan el paseo de los viandantes de manera significativa.

Sin embargo, sus aceras fueron inicialmente mal planteadas, pues aún siendo anchas se diseñaron con un pavimento que ocasiona dificultades para los viandantes, y han sufrido un constante deterioro obligando a innumerables reparaciones, tanto a cargo del Cabildo de Gran Canaria como del propio Ayuntamiento de la Villa; reparaciones que no han dado el resultado apetecido, pues todavía hay tramos en los que el transeúnte tiene que abandonarlas y caminar directamente por la calzada, lo que ha ocasionado algún accidente.

Puede que también te guste...