Opiniones

Día Mundial de la Salud

Cada 7 de abril, desde 1948, se celebra el Día Mundial de la Salud, para conmemorar la fundación de la Organización Mundial de la Salud, organismo cuya misión compartida es la consecución de la salud en todas las poblaciones, entendida como el completo bienestar físico, mental y social.

Desde el Ministerio de Sanidad, nos hemos sumado a esta celebración reconociendo la labor de personas, instituciones y entidades en este tiempo de pandemia y, especialmente, en la mayor campaña de vacunación en la historia de nuestro país. 

Fue un acto emotivo, donde echamos la vista atrás, si quiera un instante, para valorar nuestra acción colectiva, nuestro trabajo diario, para llegar hasta aquí y, sobre todo, para seguir trazando el futuro que nos espera.

Este año el lema elegido por la OMS, es “Nuestro planeta, Nuestra Salud”, para poner de manifiesto la importancia de situar en el epicentro de las políticas públicas la salud y el cuidado del planeta, para alcanzar una ciudadanía plena en el bienestar.


Pero, además, esta fecha tiene una especial relevancia, pues se cumplen dos años desde el inicio de la mayor pandemia vivida por la humanidad en los últimos cien años. Un virus que ha impactado en nuestras vidas, en aquello que nos hace más humanos, en nuestras relaciones sociales; en nuestros sistemas de salud, sometidos a un sobreesfuerzo, sin precedentes; y, especialmente, en las miles de personas en todo el mundo que han perdido la vida. 

La rápida expansión del virus ha sido respondida con una rápida respuesta desde todos los ámbitos profesionales, políticos y también sociales. El compromiso compartido, han permitido revertir el curso de esta crisis, con la actuación coordinada y conjunta de todos los sectores que desde el Gobierno de España hemos querido reconocer con estas condecoraciones.

Con la Gran Cruz de la Orden Civil de Sanidad, a los colectivos profesionales representados por los Consejos Generales de Colegios Oficiales de Médicos,  de Farmacéuticos y de Enfermería, por su labor y su compromiso, desde siempre, pero especialmente intenso en este tiempo de dificultad, y porque su labor ha contribuido a la construcción de una cultura de los cuidados que ha sido uno de los elementos más importantes del éxito de nuestra estrategia vacunal.

Con la Encomienda con placa , a Salvador Tranche, a título póstumo, por su implicación incuestionable y permanente en la mejora de la Atención Primaria y del Sistema Nacional de Salud; a Agustín Portela, miembro de la AEMPS , cuyo criterio como evaluador y asesor científico, ha sido crucial en todos los ámbitos de decisión relativos a la vacuna de la COVID; y a Sandra Gallina, directora general de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea, por su papel destacado en liderar la Estrategia Europea de Vacunas. 

Con Encomiendas a las sociedades y federaciones científicas, a la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS); a la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME); a la Asociación Española de Vacunología (AEV); a la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (ANENVAC); a la Sociedad Española de Informática de la Salud (SEIS); por su asesoramiento clave y formación veraz al público general y a profesionales, desde criterios científicos y de calidad. Y, también, por su contribución con sus aportaciones a la elaboración de la Estrategia de Vacunación y todas sus actualizaciones.

Y a la FEMP, por su implicación en la mayor campaña de vacunación llevada a cabo contra la COVID. 

A la labor del Ministerio de Defensa que, gracias al trabajo de Sanidad Militar, la Base Aérea de Getafe del Ejército del Aire y el Equipo Móvil de Vacunación del Mando de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra han apoyado de manera indispensable la Estrategia de Vacunación, llevando esperanza y también inmediatez en momentos y lugares de gran complejidad. Allí, donde no se podía llegar, allí estaban las Fuerza Armadas de nuestro país. 

A los medios de comunicación, representados por la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) y la Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y Televisión, porque sin su labor informativa, rigurosa y comprometida, no habríamos sido capaces de llegar tan lejos. 

Y, también, a los coordinadores de vacunas del grupo de Gestión Integral de la Vacunación (GIV-COVID) de cada una de las Ciudades y Comunidades Autónomas, que junto al Ministerio de Sanidad han sido los responsables de los planes operativos de cada Comunidad y ciudad autónoma que han hecho realidad la estrategia de vacunación.

Y, por supuesto, reconocimiento al valor de lo público, que ha sido fundamental, porque hablar de la Sanidad Pública es hablar de uno de los pilares fundamentales del Estado de Bienestar. Un logro conseguido en las sociedades europeas tras la Segunda Guerra Mundial que hemos mejorado en países como el nuestro, hasta alcanzar uno de los Sistemas Públicos de Salud más reconocidos y valorados en el mundo.

La pandemia, con toda la cautela, gracias a la elevada cobertura vacunal que tenemos en España y al conocimiento del virus, va dejando paso a un nuevo horizonte que presenta sus propias coordenadas, con sus retos actuales y de futuro a los que seguimos dando respuestas. 

La vacunación ha sido, sin duda, un punto de inflexión en nuestra respuesta a la pandemia. Ha significado un cambio en la epidemiología de la COVID-19. Y, sobre todo, ha sido el resultado exitoso de un esfuerzo colectivo.

Y en este esfuerzo colectivo, me parece imprescindible el reconocimiento personal a todos y cada uno de quienes conforman el equipo del Ministerio de Sanidad, de la AEMPS y del Instituto de Salud Carlos III. Durante mucho tiempo, los horarios no existieron y el descanso fue una quimera. Sin embargo, no bajaron nunca los brazos, no se rindieron, siempre buscaron la esperanza. Quizás porque como decía Saramago, “las energías vuelven siempre, cuando la esperanza vuelve”.

Gracias por siempre. Para ustedes también, nuestras distinciones en este Día Mundial de la Salud.

Y nuestro reconocimiento general a tantas y tantas personas, colectivos, entidades y organizaciones que han dado lo mejor de sí, especialmente a todos los equipos de todas las consejerias de sanidad de nuestro país.

Hemos aprendido muchas lecciones. La más clara es que juntos avanzamos más y mejor. Que sólo de esta manera podremos dar respuesta a las mejoras imprescindibles para hacer frente a las necesidades de presente y de futuro.

Y en ese futuro, que es ahora, la salud de la humanidad, está directamente relacionada con la salud del planeta de manera integral. 

Esto es lo que nos dice el enfoque ‘One Health’ – Una sola salud – y de ahí la importancia del lema de este Día Mundial de la Salud elegido por la OMS. Porque nuestra salud forma parte de un delicado equilibrio en el que la salud animal y la salud ambiental juegan un papel igualmente importante.

El Gobierno de España está comprometido con este enfoque integrador, y muestra de ello es nuestro Plan Nacional Frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN), que ha conseguido uno de los mayores descensos de consumo antibiótico veterinario de Europa. O nuestro Plan Estratégico de Salud y Medio Ambiente (PESMA), un ambicioso plan con el objetivo de promover entornos saludables que mejoren la salud de la población y disminuyan los riesgos derivados de los factores ambientales y sus condicionantes.

Porque la salud es nuestro bien más preciado. Un derecho básico y universal. 

Esa es la gran tarea que nos convoca el tiempo en que vivimos y el lugar donde estamos: seguir avanzando en la política sanitaria de nuestro país. 

Hagámoslo posible