Opiniones

La lucha contra la resistencia a los antibióticos, nuestra prioridad 

Uno de los desafíos más importantes a los que nos enfrentamos las sociedades en general, y las autoridades sanitarias en particular, es la resistencia a los antibióticos.  

Es verdad que los antibióticos revolucionaron nuestra sociedad, nuestra economía y salvaron vidas.

Pero este logro, debido a la aparición y propagación de las infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos, está en cuestión y constituye un importante reto para la salud pública.

Las bacterias resistentes a los antibióticos causan en torno a 700.000 muertes al año en todo el mundo. En Europa, este problema de salud pública genera un gasto sanitario adicional de alrededor de 1.500 millones de euros al año. 

Una de las grandes lecciones de la pandemia es la relación entre la salud humana, la sanidad animal y el medio ambiente. 

Necesitamos políticas multisectoriales con enfoque One Health, para concebir nuestra salud como una sola salud y hacer frente a este problema. 

En España, llevamos años luchando contra la resistencia a los antibióticos desde esta perspectiva con notables resultados. Así, se ha reducido un 32% el consumo de antibióticos en salud humana, mientras que las ventas de antibióticos veterinarios disminuyeron casi un 60%; una de las reducciones más notables de Europa. 

Hoy estamos ya implementando el III Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos, el PRAN. Con él, ampliaremos la vigilancia a nuevos antimicrobianos, tanto para salud humana, incluyendo antifúngicos y antimicóticos, como para la sanidad animal, con antivirales y antiprotozoarios y el control de otros microorganismos, como hongos resistentes. 

Y continuaremos perfeccionando las herramientas con las que contamos, para mejorar la información disponible y ampliarla y hacer frente a uno de los factores que más contribuyen a aumentar la resistencia a los antibióticos: el uso inapropiado e indiscriminado de los mismos. 

Este es nuestro propósito y nuestra determinación; trabajando todos juntos por una SOLA SALUD, y con una sola voz para conseguir frenar el crecimiento de la resistencia a los antibióticos y su impacto en la salud de la población.