Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres
Destacado,  Opiniones

La denuncia, llave para una nueva vida

La Organización Mundial de la Salud es determinante al definir el fenómeno de la violencia contra las mujeres como “un problema de salud global de proporciones epidémicas”. Esta organización informa de que un 38% de las mujeres que mueren en el mundo lo hacen a causa de la violencia de género, y, de entre ellas, un 30% son víctimas de las personas con las que habían decidido compartir su vida. Además, fundaciones y entidades de protección de la infancia indican que, cada tres segundos, una niña es obligada a casarse.

Y de todo ello tenemos muestras también a nuestro alrededor. No se trata de un problema que ocurre fuera de las “civilizadas” fronteras de la Unión Europea. Se trata de una pandemia geográfica y social, de la que aún no conocemos las verdaderas proporciones. Todavía hay mucho silencio alrededor de la violencia con que nuestra sociedad subyuga a las mujeres. Al menos, así lo indica el dato de que más del 40% de las trabajadoras de la Unión sufren acoso en el trabajo. ¿No es ese también un acto de violencia contra la mujer?

En Canarias, el Servicio de Atención a la mujer víctima de violencia del 1-1-2 recibió 5.964 llamadas en el primer semestre de este año, de las que 1.408 informaban de situación de emergencia. Hemos avanzado, hemos mejorado, hay servicios de atención, ayuda y seguimiento, pero estas cifras hay que recordarlas. Estas mujeres no pueden quedar en una hoja estadística y su situación debe empujarnos a continuar con las tareas de prevención, detección, actuación, inserción y seguimiento.

[blockquote size=»two-thirds» align=»right»]Animo a todas las mujeres víctimas de malos tratos a denunciar. Y a quienes conozcan de esas realidades, a tomar partido y actuar.[/blockquote]

No debemos olvidar que más del 80% de los adolescentes conoce o ha vivido de cerca alguna situación de violencia machista, de intimidación, de control ejercido sobre una compañera, amiga o hermana. Un entorno familiar violento conduce a la reproducción de estas peligrosas conductas.

Todas y todos somos corresponsables a la hora de poner fin a estas situaciones. Tenemos que reforzar la lucha contra esta lacra social, hasta conseguir su erradicación, desde la potenciación  de los servicios sociales comunitarios, los servicios de información a la mujer, apostando por la prevención, reforzando los servicios de atención integral a las mujeres, hijos e hijas y apoyando la asistencia sanitaria, psicológica y jurídica especializada.

Una vez más, el Parlamento de Canarias quiere participar activamente en el rechazo hacia cualquier forma de violencia hacia las mujeres. En esta ocasión, hemos abierto nuestras puertas a una exposición de carteles del Instituto Canario de Igualdad, inaugurada este martes por la noche, que nos relata los esfuerzos de las administraciones públicas en esta lucha. Además, hemos colocado un gran lazo malva que luce, desde esta mañana, en la fachada de la Cámara autonómica, en señal de tributo a las víctimas de esta lacra. Invito a toda la ciudadanía a visitarnos estos días para ver ambas iniciativas.

Animo a todas las mujeres víctimas de malos tratos a denunciar. Y a quienes conozcan de esas realidades, a tomar partido y actuar. Ellas deben saber que las apoyamos, que hay esperanza, y que no están solas a la hora de construir una nueva vida.